Pautas para una correcta higiene del perro

Pautas para una correcta higiene del perro

No podemos descuidar  en la higiene del perro mantener sus ojos, oídos y piel limpios. El baño y el cepillado son una buena rutina para establecer con tu mascota, pues esto no solo lo mantiene libre de nudos, sino que también ayuda mucho a que su piel y pelo estén limpios, bonitos y libres de problemas. Es también una excelente oportunidad para que controles su piel por si aparecen anormalidades (como bultos, erupciones cutáneas, garrapatas o heridas). Por otra parte es un momento placentero para el perro y para tí y una oportunidad para disfrutar juntos.

Para mantener la higiene del perro necesitas un cepillo o peine acorde al pelo de tu mascota y un par de tijeras sin punta para los perros de pelo largo. Puedes incluir un alicate para cortar las uñas si te atreves a hacerlo tú mismo.

  • Baño del perro

La frecuencia de los baños las establecerás tú dependiendo de si tu perro vive dentro o fuera de la casa, a su pelaje, si sube a las camas, etc. …pero nunca más de una por semana.

Para que la higiene del perro y su salud sea óptima, cuando utilices un champú por primera vez siempre fíjate que no le provoque alergia (comezón, piel enrojecida, grasitud o resecamiento del pelo).

Ten cuidado que no se enfríe; sécalo bien, a poder ser con un secador de cabello y no dejes que pase la noche húmedo porque puede enfermar ya que pierden mucho calor. Para que te resulte más sencilla la higiene del perro, puedes llevarlo a bañar a un profesional que te lo devolverá totalmente seco, cepillado y perfumado.

  • El cepillado del perro

El cepillado ayuda a desprender los pelos sueltos y opacos y las células muertas de la piel. Si acabas de bañarlo quedará mucho más bonito si lo cepillas a medida que lo secas con un secador de cabello.

Para que esta parte de la higiene del perro sea realmente placentera y no una lucha libre tienes que acostumbrarlo desde cachorro. A esta edad puedes introducir el cepillado como un mimo, poniendo especial atención en que sea como un juego agradable. Usa un cepillo suave y empieza con sesiones de unos pocos minutos en algún momento en que esté relajado, listo para dormir. Así conseguirás que asocie el peinado con el relax.

Comienza peinando su lomo, abdomen y debajo del cuello y luego avanza a zonas más incómodas como las patas, orejas y cara. Hazlo de a poco. Tócale los dedos, las orejas, el rabo para que cuando sea más grande no le moleste. Es imprescindible que se acostumbre desde cachorro para mantener la higiene del perro en el futuro. Nunca lo regañes en estos momentos de aprendizaje, háblale con suavidad y puedes también darle alguna recompensa al terminar.

  • Otras partes importantes de la higiene

Mientras lo peinas revisa sus oídos, no deben tener olor desagradable, secreciones abundantes o el conducto auditivo enrojecido. También observa sus ojos para ver si tiene legañas, las córneas opacas o los párpados irritados.

Para la buena higiene del perro también es importante deshacer los nudos, poco a poco y con mucha paciencia.  En ocasiones tendrás que cortarlos desde la base del pelo.

Si encuentras pulgas o garrapatas, acude a su veterinario para que te diga qué producto usar en tu perro. Una vez que termines ya están listos para salir a dar un paseo a lucirse por las calles.

Fórmate profesionalmente con los cursos del área veterinaria de CCC y conviértete en el profesional que siempre has deseado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *