Las 5 causas más comunes de pérdida de pelo en el perro

Las 5 causas más comunes de pérdida de pelo en el perro

¿Tu perro ha estado perdiendo el pelo en alguna zona concreta? Analiza sobre cuál puede ser la causa y no dudes en visitar al veterinario.

Más allá del problema estético que supone este problema, debemos poner en observación al animal con tal de encontrar la causa subyacente y el tratamiento que solucione este problema.

¿Cuáles son las causas más comunes de la pérdida de pelo en el perro?

  • Alergias .Las alergias pueden ser debidas al ambiente (polen, moho, ácaros…), cuyo tratamiento debe ir supervisado por el veterinario para mejorar la calidad de vida del animal, a la alimentación, cuya solución está en cambiar de dieta alimenticia o a las pulgas, cuya solución debe buscarse en la prevención con un buen tratamiento antiparasitario. Morder, rascarse, etc. en la piel lleva a la pérdida de pelo y la aparición de calvas.
  • Infestación de parásitos. Sin una buena higiene y sin una buena prevención parasitaria, las pulgas, las garrapatas y los piojos pueden causar estragos, sin embargo, no debemos limitarnos a estos parásitos. Hay otros como la sarna o la tiña que causan pérdida de pelo alrededor de las orejas, los ojos, el abdomen y el torso, junto a otros problemas como inflamación de la zona, picor y enrojecimiento. Los síntomas de la tiña, por ejemplo, se caracterizan por la alopecia circular o irregular, inflamación y costras infectadas.
  • Genética. La genética es también una de las causas más comunes de la falta de pelo. Es el caso de varias razas de perros que son genéticamente más propensas a la alopecia que otras. Por ejemplo, el Crestado Chino o el Perro Sin Pelo del Perú. Sin embargo, también se da el caso en otras razas más conocidas, como el Doberman Pinscher, el Teckel, el Chihuahua, o el Whippet, que a veces sufren de alopecia desigual en el cuerpo siguiendo un patrón curioso, ya que la falta de pelo se da en las orejas, el torso, el lomo, el muslo o la parte inferior del cuello.
  • Úlceras o callos. Son lesiones que se localizan en los codos de los perros u otros puntos de presión ósea (por ejemplo, en caderas) y el pelo que desde siempre abundaba en esas zonas acaba desapareciendo con el contacto con superficies duras con regularidad. Esta presión constante y la fricción hace que la piel  pierda el pelo, se endurezca formando ese “callo” e incluso llegue a agrietarse y sangrar. Las úlceras por presión son muy comunes en perros más ancianos, especialmente en razas grandes o gigantes que tienen mayor peso.
  • Síndrome de Cushing. Es debido a un exceso de corticoides prolongado en el tiempo que aumenta los niveles de la hormona cortisol. Los síntomas incluyen la pérdida del pelo, el oscurecimiento de la piel y el desarrollo de una panza prominente y, como he comentado, afecta a los perros que han usado excesivamente  corticoides.

Fórmate profesionalmente con el Curso de CCC de Peluquería y Estética Canina  y conviértete en el profesional que siempre has deseado.

Fuente: comoeducarauncachorro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *