Cuidados especiales de los niños en verano

Cuidados especiales de los niños en verano

 

Durante el verano, debemos prestar una atención especial a aspectos relacionados con la salud de los niños

  • Hidratación.  El calor hace que los niños pierdan mucha agua y corren el riesgo de deshidratarse. Tienen que beber mucho, preferiblemente, agua o sales de rehidratación oral.
  • Alimentación:  No se debe obligar a los niños a comer porque, al igual que nos ocurre a los adultos, a ellos también les afecta el calor. Lo más importante es que estén adecuadamente hidratados. Es recomendable que ingieran mucha fruta y verdura, porque son muy ricas en agua.
  • Calor: Los niños, especialmente los menores de un año, deben de permanecer en lugares frescos, tanto dentro como fuera de casa, porque aún no tienen desarrollada la capacidad de regular su temperatura corporal.
  • Sol: Los niños no deben recibir sol directamente antes de cumplir sus primeros 12 meses de vida. Ni siquiera con protección. Y, a partir del primer año, sólo puede hacerlo con protección alta, de al menos 50%, aplicada periódicamente.
  • Picaduras: Durante el primer año de vida, no se les debe aplicar repelente de mosquitos directamente sobre la piel, sino en la ropa o las mosquiteras con las que les protegemos.
  • Irritaciones: Debemos colocar a los bebés en lugares frescos, porque si pasan mucho calor, aparece el sudor como defensa corporal para mantener refrigerado el cuerpo, y éste tiene un efecto irritante sobre la piel. Si se producen, lo mejor es el agua y el jabón. Mientras menos cremas pongamos a los niños, mucho mejor.

Si quieres recibir más consejos,  matricúlate en el Curso de Técnico en Auxiliar de Enfermería Pediátrica  de CCC y podrás resolver todas tus dudas sobre la salud de niños y adultos.

Fuente: otrasmanerasdevivir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *